Baja en la renta petrolera amenaza subsistencia de empresas básicas

0

Guayana

Por: Clavel A. Rangel Jiménez (Correo del Caroni)

Domingo, 15 Febrero 2015 . Foto archivo. Si el parque industrial guayanés se balancea al borde de un precipicio desde 2007, la capacidad de aguante ante la improductividad, carestía de insumos y repuestos y el olvido gubernamental puede verse aún más reducida con la caída en los precios del petróleo venezolano. Pdvsa, la chequera de donde sale el oxígeno financiero para las empresas básicas, lidia con otras urgencias nacionales como las misiones sociales o el presupuesto nacional.

Las expectativas del presidente Nicolás Maduro eran, en 2013, casi imposibles considerando el grado de improductividad que, para ese año, arropaba a las empresas básicas por una serie de factores.

Dejar de depender de la renta petrolera y ser capaces de pagar nóminas con los excedentes de caja dependía, entonces, de superar la alta rotación gerencial, la corrupción reconocida por el Gobierno, la colocación de foráneos al frente de las empresas básicas y una inversión insuficiente y desordenada en el parque industrial.

Aun así de haberse concretado aquel plan de 2013, que suponía una inversión sostenida y transparencia en la administración de recursos, la dirigencia sindical consideraba que las estatales tendrían mejores números operativos para revertir la tendencia productiva.

Dos años después la industria del aluminio produce 5 por ciento menos que en 2013, pese a los anuncios de inversión, con un promedio de operatividad entre 25 y 30 por ciento de su capacidad instalada.

Aunque el panorama luce adverso, algunos dirigentes de la Central Bolivariana de Trabajadores Socialistas como el secretario general del Sindicato de Trabajadores del Aluminio (Sutralum), Pedro Perales, están tranquilos; consideran que, según conversaciones con el Gobierno, el subsidio de las empresas básicas está garantizado sin que eso implique una reducción drástica de gastos.

De hecho, Perales estima que será entre marzo y mayo que llegue a Venalum parte de lo que se ha considerado la salvación: repuestos, insumos y maquinarias resultado del acuerdo suscrito con la empresa china Chalieco.

“Eso ya está hablado y no lo van a extender un poco más”, dice vía telefónica.

Todo depende

Pero sus homólogos en Bauxilum no están tan seguros de esto. El secretario general del Sindicato de Profesionales de Bauxilum, Wilfredo Flores, informó que, en efecto, hasta abril hay recursos del Gobierno para el pago de compromisos laborales y operativos.

Por eso recomendó que de inmediato se emprendan acciones para lograr reimpulsar la producción de la refinadora de alúmina, cuya operatividad sólo funciona a la mitad.

Es urgente, dijo, que “se prioricen las cuestiones que permitan resultados inmediatos, deberíamos de una vez estar invirtiendo ese dinero hacia áreas que vaya a impactar, como incorporar la segunda etapa, buscar repuestos para áreas críticas, insumos y materia prima”.

Flores se refiere a los 850 millones de dólares, de los cuales 206 ya estarían firmados con la empresa Chalieco para inversiones en la estatal.

Dependientes

Sin embargo, los anuncios son teorías de algunos dirigentes. Lo cierto, señala el secretario general del Sindicato de Trabajadores de Carbonorca, Ramón Espino, es que “sin subsidio estas empresas mueren”. “Estas empresas dependen de ese subsidio más que nunca “, destaca en relación con el bajo rendimiento operativo.

El secretario de Organización de Sutralúmina-Bolívar, José Luis Morocoima, teme que en medio de la crisis se concreten alianzas estratégicas con inversionistas chinos en condiciones que aún no han sido divulgadas ni oficializadas.

Ante esto, el Gobierno ha designado una comisión presidencial de empresas básicas y recuperadas que busca recoger propuestas y repuntar la capacidad instalada de las empresas básicas.

El comisionado presidencial, Juan Arias, reconoció que uno de los principales problemas que han tenido es que siempre hay intereses. “El problema no es de partidos, el problema es de seres humanos, corruptos, tramposos, que los hay en todos los colores”, afirmó en visita a Ciudad Guayana la segunda semana de febrero.

El objetivo en un futuro, espera, es mejorar la comunicación del gobierno con las regiones creando entre otras plataformas una página web solo de uso oficial.

Para la Central y la Comisión Presidencial es impostergable la optimización de los procesos. “No puede haber, a la vuelta de tres meses, ni una sola empresa que los problemas de producción que no se hayan solucionado”.

30% es la capacidad promedio que utilizan las empresas básicas, en especial en el sector aluminio.

3 meses espera la Central Socialista Bolivariana y la Comisión Presidencial de Empresas para hacer a las empresas productivas.

5 mil millones de bolívares fueron las pérdidas de las empresas básicas en 2013.

crangel@correodelcaroni.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *