Haití: ¡Afuera las tropas invasoras de la ONU!

0

15 de septiembre.- Al menos una persona resultó herida y dos tiendas de campaña incendiadas durante las violentas protestas realizadas ayer en la capital de Haití por centenares de personas que reclaman la salida del país de la misión militar invasora de la Minustah, según informaron medios de prensa locales. Las informaciones precisan, además, que un periodista de un canal de televisión privado resultó seriamente afectado por los gases lanzados por la Policía en los alrededores del Palacio Presidencial, donde se produjeron violentos disturbios. La Minustah, compuesta principalmente de tropas de países latinoamericanos, ha sido responsable de una represión desmedida contra las protestas populares, y ha perpetrado violaciones atroces contra los derechos humanos.

15 de septiembre.- Al menos una persona resultó herida y dos tiendas de campaña incendiadas durante las violentas protestas realizadas ayer en la capital de Haití por centenares de personas que reclaman la salida del país de la misión militar invasora de la Minustah, según informaron medios de prensa locales. Las informaciones precisan, además, que un periodista de un canal de televisión privado resultó seriamente afectado por los gases lanzados por la Policía en los alrededores del Palacio Presidencial, donde se produjeron violentos disturbios. La Minustah, compuesta principalmente de tropas de países latinoamericanos, ha sido responsable de una represión desmedida contra las protestas populares, y ha perpetrado violaciones atroces contra los derechos humanos.

Los gases también causaron que muchos de los desplazados por el terremoto de enero del año pasado que viven en tiendas de campaña cerca de la sede del Gobierno huyeran despavoridos del lugar, donde ardieron varios neumáticos y troncos de árboles.

La zona se convirtió en un caos general debido a la congestión del tránsito.

Tropas especiales de la Policía Nacional de Haití se enfrentaron a los manifestantes en los alrededores de la amplia plaza Champ de Mars, en la que aún permanecen miles de desplazados del sismo.

Los manifestantes exclamaban «Abajo la Minustah», mientras se desplazaban desde barrios del noreste de Puerto Príncipe hasta llegar a los alrededores del Palacio Nacional.

La Policía lanzaba gases lacrimógenos y los manifestantes respondían con piedras y otros objetos, según las informaciones de prensa.

El rechazo a la Minustah se produce en medio del escándalo suscitado por la violación de un joven haitiano por parte de tropas uruguayas que forman parte del organismo armado multilateral. Por otra parte, más de cien personas ataviadas con el uniforme verde del desaparecido Ejército haitiano desfilaron por varias calles de la capital.

Mientras esto ocurría, decenas de personas que respaldaron las aspiraciones del hoy presidente haitiano, Michel Martelly, reclamaron en otra parte de Puerto Príncipe su colocación en puestos del Gobierno.

Este grupo no pudo llegar al Palacio Nacional a causa de los disturbios registrados entre las fuerzas del orden y los manifestantes que reclaman la salida de la Minustah.

Estudiantes a la cabeza de la lucha antiimperialista

Cientos de estudiantes de la Universidad Estatal se manifestaron por el retiro de la misión de la ONU de Haití, y exigieron la reparación de daños a favor de un joven haitiano violado por soldados uruguayos de la fuerza multinacional.

Los jóvenes levantaron barricadas y lanzaron piedras a la policía, en una espectacular muestra de combatividad pese a la represión.

El mandato de la fuerza de ocupación de las Naciones Unidas prescribe el 15 de octubre.

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon ya había difundido un informe el pasado viernes en el que recomienda que el Consejo de Seguridad considere reducir en 1.600 el número de la fuerza militar de ocupación, además de reducir en 1.150 el del personal de la fuerza policial. Esto se interpreta como una reacción al profundo rechazo popular que existe ante la presencia invasora de la ONU.

Martelly, una marioneta del imperialismo

El presidente haitiano Michel Martelly saludó las acciones que realiza la fuerza de ocupación multinacional para controlar las manifestaciones populares y «estabilizar» al sistema político.

«No es necesario acorralar a la Minustah», dijo Martelly el lunes en el Palacio Nacional.

El encuentro, cuyos pormenores fueron dados a conocer recién la noche del martes, sirvió para discutir del futuro de la fuerza de la ONU en Haití, informó el sitio de noticias en internet Haiti Press Network.

«Se relevó al comandante del batallón uruguayo de sus funciones, se puso a los soldados agresores en aislamiento en Puerto Príncipe… por lo tanto la Minustah trabaja», dijo el mandatario, justificando al cuerpo militar de ocupación.

Gobierno uruguayo minimiza violación

Por la ataque contra el joven haitiano, el presidente de Uruguay, José Mujica, y el jefe de la Minustah, pidieron la semana pasada disculpas al Estado haitiano. Sin embargo, las autoridades uruguayas lo han tipificado como un caso de «violencia y mala conducta», pero no de violación sexual, en un intento por encubrir a los soldados invasores.

El gobierno de Mujica, un ex izquierdista devenido en defensor a ultranza del capitalismo, intenta repatriar a los soldados agresores y juzgarlos en su país, para evitar que enfrenten la justicia haitiana.

La Minustah ocupa Haití luego de que la ONU acordara conformar una fuerza multinacional para relevar a las tropas yanquis que participaron en el golpe de Estado contra el presidente Jean Bertrand Aristide.

La Minustah fue establecida el 1 de junio del 2004. La misión, cuyo ponente militar está cargo de Brasil, está integrada por 10.109 efectivos: 7.803 militares procedentes de 19 países y 2.136 policías de un total de 41 naciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *