¿Hasta cuándo? El contrato petrolero sigue sin aprobarse

0

¡Hay que movilizarse! ¡Sigamos el ejemplo de los sidoristas! Organicemos comités en defensa del contrato colectivo por un aumento de Bs 180 diarios de salario!

El compañero José Bodas, secretario general de la Futpv, y a quien no se incluyó en la comisión negociadora del contrato, afirmó que Pdvsa no estaba dispuesta a pagar el aumento solicitado por dicha comisión. Ante eso Wills Rangel y sus secuaces saltaron haciendo todo tipo de acusaciones. Pero al final se impuso la realidad.

¡Hay que movilizarse! ¡Sigamos el ejemplo de los sidoristas! Organicemos comités en defensa del contrato colectivo por un aumento de Bs 180 diarios de salario!

El compañero José Bodas, secretario general de la Futpv, y a quien no se incluyó en la comisión negociadora del contrato, afirmó que Pdvsa no estaba dispuesta a pagar el aumento solicitado por dicha comisión. Ante eso Wills Rangel y sus secuaces saltaron haciendo todo tipo de acusaciones. Pero al final se impuso la realidad.

Teníamos razón: Los funcionarios del gobierno dijeron que el aumento solicitado por los negociadores de la Futpv no era posible otorgarlo, dejando en claro lo que C-cura y el camarada José Bodas habían afirmado. La gerencia de Pdvsa ni siquiera estaba dispuesta a otorgar el piche aumento solicitado por Wills Rangel y la comisión “entregadora” del contrato.

Esto pone en evidencia el inmenso desprecio que se tiene contra los que producimos las riquezas de este país, que somos los trabajadores petroleros, los de Sidor, del aluminio, cementeros, empleados públicos, entre otros.

El país padece una agobiante crisis económica caracterizada por escasez de productos básicos, así como la más alta inflación de América latina, la cual terminó el pasado año en casi 57%. Mientras los trabajadores tenemos un pírrico salario, en un país donde los patronos privados y el Estado, se niegan a discutir los contratos colectivos, o incumplen descaradamente sus cláusulas.

Todos los petroleros sabemos que con el salario que tenemos no podemos satisfacer las necesidades de nuestros hijos y familias. Tenemos que andar inventando y rebuscándonos para poder cubrir nuestras necesidades. Con una inflación que durante la vigencia del CCP 2011-2013, estuvo por el orden del 103.9%.

En ese sentido nos preguntamos; ¿Cómo pueden explicar que estando el barril de petróleo por encima de los $100, y con un presupuesto de la Nación calculado en $55 el barril, con un excedente de más de un 45%, los trabajadores petroleros tengamos que estar mendingando un aumento de salario de un 80%?

Por esta razón, interpretando el sentimiento de la mayoría de los trabajadores petroleros, C-cura ha venido exigiendo el 150% de aumento que equivale a Bs 180, para llevar el salario básico diario a Bs F 300, y de esta manera poder recuperar la pérdida del poder adquisitivo que ha sufrido nuestro salario durante las 3 últimas contrataciones colectivas.

Todo esto sucede ante la mirada cómplice de la comisión “entregadora” del contrato liderizada por Wills Rangel y sus directivos burócratas, que son la mayoría de la federación, sin importarles el daño que han venido causando a más de 100 mil trabajadores petroleros y sus familias.

CONTRATO CHUCUTO

Los que “discuten el contrato colectivo petrolero” (10 burócratas cuando mucho), estamos seguros que lejos de beneficiar, perjudicarán a más de 100 mil trabajadores, porque la propuesta de aumento de 80% de salario, equivale sólo a la cantidad de Bs 95, lo que es una miseria, dados los altos índices de inflación que padece nuestro país. Y lo peor de todo es que los negociadores han fraccionado la solicitud, 40% para este año y 40% para el próximo, es decir, aumentos de Bs. F 47,5 por año, cuando sólo en el 2013 la inflación terminó en 56,2%, muy por encima del aumento que se otorgaría este año, y cuando todos los analistas coinciden en decir que este año la inflación puede estar entre 60% y 70%. Y lo peor es que el burócrata Wills Rangel tiene la desfachatez de reconocer públicamente que la inflación cerró el 2013 en 56.2%. ¿De que lado están estos dirigentes? ¿A quién representan? ¿Cuál es el contenido de las cláusulas aprobadas? ¿En qué se avanzó? ¿Por qué tanto engaño? ¿Son verdaderamente revolucionarios? Por supuesto que no son ningunos revolucionarios ni socialistas. Lo que han hecho es disfrazarse para enriquecerse y vivir a costa de los trabajadores.

Nuestra Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma, (C-cura), asegura, como decía el Ché Guevara: “la revolución es para luchar por ella, no para vivir de ella”. Un revolucionario siempre es rebelde y lucha por los oprimidos y sojuzgados.

Las últimas 3 discusiones del CCP lejos de democratizarse se han burocratizado, impidiendo la participación de nuestra corriente, de José Bodas y Fran Luna, a pesar de ser nosotros la segunda fuerza dentro de los trabajadores petroleros a nivel nacional.

Para nuestra corriente, una discusión de contrato dirigida por verdaderos dirigentes revolucionarios y clasistas, y no por esta banda de sinvergüenzas y burócratas, debe ser democrática, contando con la participación amplia de todos los trabajadores. Manteniéndolos informados del contenido de los avances, en asambleas. Con distintas comisiones por áreas operativas. Utilizando los recursos tecnológicos, como las videoconferencias, al servicio de la democracia obrera. Y antes de llegar a algún tipo de acuerdo con el patrono, la decisión final debe ser votada por la mayoría.

Por esto y muchas razones decimos que los trabajadores debemos despertar y reaccionar, para defender nuestro contrato colectivo. De lo contrario será chucuto, porque ya nuestro salario actual se redujo a la mitad solamente en el 2013.

Por esta razón llamamos a los trabajadores a movilizarnos, a crear los comités de defensa de la convención colectiva, declararnos en asambleas permanentes y exigir la democratización del contrato, haciendo un debate público donde intervengan todas las corrientes y no sea un monólogo, como hasta ahora ha sucedido.

Vemos con mucha preocupación cómo durante los últimos 10 años se han venido deteriorando y desmejorando todos los complejos refinadores del país, la exploración y producción de petróleo en los estados Zulia, Monagas y el sur de Anzoátegui. Trayendo como consecuencia el aumento de accidentes en las áreas de trabajo, enlutando muchos hogares, por la falta de mantenimiento eficiente y oportuno. Por esta razón hacemos un llamado al gobierno y a la directiva de Pdvsa sobre esta situación, porque nuestras refinerías se están cayendo a pedazos, hasta el punto de que no sólo importamos insumos para producir gasolina, sino que además, ahora somos importadores netos de gasolina y productos derivados del petróleo, algo insólito.

Por un encuentro nacional sindical y popular que discuta un plan de lucha y movilización por aumento general de salarios, contra la devaluación y el aumento de la gasolina.

concienciaclasista@yahoo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *