La explotación del gas lutita y el ecosocialismo

0

La empresa mixta Petrowayu, constituida por acciones de PDVSA (60%), la empresa multinacional o semi-pública Petrobras (36%) y la estadounidense Williams International Oil & Gas (4%) no puede comenzar a extraer gas de lutita (o esquisto, o pizarra, shale gas) si antes no aclara de qué manera va a impactar negativamente a la naturaleza y a los habitantes aledaños a sus perforaciones a realizar en el Campo Concepción, estado Zulia. Recordemos que el gobierno de Brasil en Petrobras (Petróleo de Brasil, S.A.) solo tiene el 32,3% de las acciones del capital total, pues el 55,7% de las acciones es del capital trasnacional.

La empresa mixta Petrowayu, constituida por acciones de PDVSA (60%), la empresa multinacional o semi-pública Petrobras (36%) y la estadounidense Williams International Oil & Gas (4%) no puede comenzar a extraer gas de lutita (o esquisto, o pizarra, shale gas) si antes no aclara de qué manera va a impactar negativamente a la naturaleza y a los habitantes aledaños a sus perforaciones a realizar en el Campo Concepción, estado Zulia. Recordemos que el gobierno de Brasil en Petrobras (Petróleo de Brasil, S.A.) solo tiene el 32,3% de las acciones del capital total, pues el 55,7% de las acciones es del capital trasnacional.

Es importante que PDVSA o Petrowayu le expliquen al país cuál sería el impacto en relación con las aguas subterráneas, los posibles temblores y la afectación a la salud que conlleva el método, tal como ha ocurrido en Decatur, Texas, Estados Unidos, con los trabajos realizados por la empresa privada Aruba Petroleum; hoy demandada por la familia Parr, quienes este pasado 22 de abril, casualmente el Día de la Tierra, ganó el litigio y un tribunal condenó a la empresa a indemnizar a la familia con 2,9 millones de dólares (2,1 millones de euros) porque considera que sus dolencias: toxicidad en la sangre, envenenamientos varios, estaban relacionadas con las operaciones de fracking de los pozos de la empresa Aruba.

Se necesita saber: 1) La diferencia de profundidad entre los recursos y los acuíferos para evitar la posibilidad de impacto. 2) Si el espesor de la columna litológica logra formar una barrera impermeable que aísle la zona de interés y 3) Si la distancia de los yacimientos respecto de los centros urbanos existente en el municipio Jesús Enrique Losada es sensata.

Durante la conferencia Latinoamericana del Caribe de Ingeniería de Petróleo, el ministro para el Petróleo y Minería y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, anunció, desde el Palacio de Eventos en Maracaibo la autorización para la explotación de gas lutita en el Zulia. Se contó con la presencia del propio gobernador Francisco Arias Cárdenas.

El método para extraer este gas bautizado por las grandes transnacionales como una «perla energética» es muy dañino y peligroso ya que se necesita fracturar por la presión en el interior de la tierra mediante el fracking (fractura hidráulica con la que se perforan los pozos de lutitas o gas shale).

El fracking, o fracturación hidráulica, consiste en inyectar en el subsuelo agua a presión mezclada con arena y sustancias químicas para liberar el gas que se encuentra atrapado en la roca. Estos cocteles de químicos pueden llevar benceno, tolueno, etilbenceno y xileno. En Texas, el examen de toxicología al que se sometió la familia Parr encontró más de una veintena de químicos en su sangre. En esos cocteles químicos hay 12 consideradas disruptores endocrinos, es decir, alteradores del equilibrio hormonal que se relacionan con infertilidad y cáncer.

Al respecto existe una alarma mundial. En México esta semana se realizó una rueda de prensa donde la diputada por Movimiento Ciudadano, Martha Beatriz Córdova, dio a conocer la intención de su bancada de evitar la explotación de los yacimientos de gas de lutita existentes en Chihuahua.

En Venezuela el movimiento ecologista debe estar atento y movilizado en relación con este anuncio del Ministro Ramírez, y solicitar al respecto una explicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *