Publicado el: Dom, Ene 15th, 2017

¡No a la demagogia salarial del gobierno! ¡Salario digno ya! ¡Movilización obrera y popular contra el gobierno hambreador y represivo!

Caricatura Samuel

Por: Partido Socialismo y Libertad (PSL)

El pasado domingo 8 de enero, el presidente Nicolás Maduro aumentó en un 50% las pensiones y el salario mínimo de las trabajadoras y trabajadores venezolanos.

De esta forma el salario mínimo pasó de 27.092 bolívares a 40.638 bolívares. Es el salario mínimo más bajo de América Latina, equivalente a unos 60 dólares a la tasa oficial Dicom y unos 14 dólares en el mercado paralelo. En términos reales y nominales, el aumento fue de 13.546 bolívares más al mes, y 451,53 bolívares por día.

El aumento representa aproximadamente dos huevos al día, ya que el cartón de 30 unidades está en Bs. 6400. Y ni siquiera alcanza para comprar un café grande en una panadería, ya que este está en Bs. 1000, tampoco para comprar un paquete de harina de maíz para hacer las arepas, ya que esta está en 639 bolívares. Ni se diga comprar carne, pollo o pescado, proteínas que están por las nubes. El ajuste por vía inflacionaria que ha aplicado el gobierno venezolano ha destruido los salarios. Sin cifras oficiales aún, se estima que la inflación del año 2016 superó el 800%.

Esa es la realidad, más allá de que el gobierno y sus sindicalistas rojos, rojitos, encabezados por Wills Rangel, presenten el aumento como un gran logro.

Nuestro partido rechaza el cuestionamiento que Fedecámaras, la MUD y sus economistas hacen al aumento del salario, afirmando que es lo que impulsa la inflación. Esto es completamente falso, los precios vienen aumentando independientemente de los incrementos salariales. El impacto del aumento del salario en la estructura de los costos es mínimo.

La inflación desbocada en el país está determinada fundamentalmente por la impresión descontrolada de dinero por parte del gobierno, por el recorte drástico a las importaciones para pagar deuda externa y por la caída brutal de la producción global de nuestra economía, a lo cual se suma la especulación que genera la escasez de los principales productos. Venezuela es hoy más dependiente del petróleo, ya que prácticamente no produce nada de lo que consume. He allí las razones fundamentales del alto costo de la vida que destruye inmisericordemente los salarios de los trabajadores.

Sin embargo, la mayoría de los asalariados estamos conscientes que este aumento es a todas luces insuficiente, y que no va a resolver los ingentes problemas que tiene el pueblo trabajador para adquirir los productos de la dieta básica, en medio de la inflación galopante, agravada por el desabastecimiento.

El gobierno de manera irresponsable hace demagogia al hablar del aumento salarial a sabiendas de que el salario real sigue retrocediendo frente a la inflación. Con un repudio popular superior al 85%, Maduro intenta recuperar la popularidad perdida, pero no logrará revertir el profundo desprestigio en el que se hundió su gobierno al descargar la crisis sobre los hombros del pueblo trabajador.

Este aumento del salario, como todos los anteriores, fue decidido de manera unilateral, sin consultar con los trabajadores y sus organizaciones sindicales. No es parte de una política dirigida a abatir la inflación, y no se corresponde con un plan económico global que busque recuperar el nivel de vida de la población y el poder adquisitivo del salario.

En este marco el Partido Socialismo y Libertad llama a los trabajadores y sus sindicatos a movilizarse de manera autónoma por un Plan Económico y Social Alternativo, discutido por los trabajadores democráticamente, que contemple: No al pago de la deuda externa ilegal e ilegítima. Maduro presenta como un gran logro haber pagado 27 mil millones de dólares en los últimos 16 meses. Reforma agraria para recuperar la producción de alimentos. Que se usen los recursos que actualmente van al capital financiero internacional para la inversión agroindustrial y la recuperación de las empresas básicas de Guayana. Confiscación de los bienes y cuentas de las empresas que sobrefacturaron importaciones. Por la repatriación de los capitales fugados y que se encuentran en bancos europeos y paraísos fiscales. Por la eliminación del IVA y la aplicación de impuestos progresivos al capital. Que los asalariados no paguen ISLR, el salario no es renta. Por la rescisión de los contratos de empresas mixtas. Petróleo 100% venezolano y sin empresas mixtas. Aumento general de salarios y salario mínimo calculado en base al costo de la canasta básica, tal y como plantea la Constitución. Que el salario se aumente cada 3 meses de acuerdo al incremento de la inflación (escala móvil de salarios).

Los recursos que se ahorren y se generen mediante este plan deben ser destinados a salario digno, jubilaciones, empleo productivo, reforma agraria, salud, educación, inversión en las empresas básicas y en Pdvsa. Con un plan de estas características, impulsado por los trabajadores, en pocos meses se aumentaría la producción global del país, así como los ingresos de los asalariados, y se derrotaría la inflación, recuperándose el nivel de vida de los trabajadores y el pueblo.

Pero esto solo será posible mediante la movilización obrera y popular, para enfrentar al gobierno y derrotar en las calles su plan de ajuste contra el pueblo, en la perspectiva de luchar por un verdadero gobierno de los trabajadores y los sectores populares.

Archivo

Enlaces

El Libertario
Indymedia
La Guarura
Kaos en la Red
Cuarta Internacional (UIT-CI)
Nodo 50
Insurrectas y Punto
Observatorio Crítico (Cuba)