Orlando Chirino: “Es urgente unificar a los trabajadores para enfrentar los atropellos del gobierno y los patronos»

0

La dirigencia sindical agrupada en la Unión Nacional de Trabajadores (Unete), el Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y los Sindicatos (Fadess) y Acción Sindical Independiente (ASI), han unificado esfuerzos y están convocando para el próximo 28 de noviembre a un Encuentro Nacional de Trabajadores de Venezuela, el cual se realizará en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela en Caracas, a partir de las 8 de la mañana. Dada la importancia de dicha convocatoria entrevistamos al compañero Orlando Chirino, vocero de la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-cura) e integrante de la coordinación de Fadess, con el fin de que nos explicara la génesis de este acuerdo y la trascendencia que este evento tiene para la clase trabajadora venezolana.

La dirigencia sindical agrupada en la Unión Nacional de Trabajadores (Unete), el Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y los Sindicatos (Fadess) y Acción Sindical Independiente (ASI), han unificado esfuerzos y están convocando para el próximo 28 de noviembre a un Encuentro Nacional de Trabajadores de Venezuela, el cual se realizará en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela en Caracas, a partir de las 8 de la mañana. Dada la importancia de dicha convocatoria entrevistamos al compañero Orlando Chirino, vocero de la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-cura) e integrante de la coordinación de Fadess, con el fin de que nos explicara la génesis de este acuerdo y la trascendencia que este evento tiene para la clase trabajadora venezolana.

Laclase.info. Era impensable una convocatoria unitaria común de corrientes sindicales disímiles que hasta hace poco estaban divididas. ¿Cuál es la explicación para que se haya iniciado este proceso?

Orlando Chirino: Si se hace una lectura superficial de la situación política del país, efectivamente era impensable que buena parte de la dirigencia sindical nos sentáramos a una misma mesa de discusión y mucho menos que acordáramos una agenda sindical que responda a las necesidades de los trabajadores. Pero si observamos con detenimiento la realidad venezolana podremos constatar que en los últimos años se vienen multiplicando las protestas en el país y casi el 50% de ellas corresponden a luchas de los trabajadores que demandan aumentos salariales, respeto a la actividad sindical, negociación de contratos colectivos, rechazo a la criminalización de la protesta, que repudian la discriminación y la negligencia del Ministerio del Trabajo.

En fin, son las necesidades de los trabajadores y sus luchas las que imponen una agenda de unidad. Aquella dirigencia sindical que no responda a esta realidad, definitivamente será desbordada por los trabajadores.

Laclase.info: ¿Qué perspectivas abriría este proceso para los trabajadores?

Orlando Chirino: Desde Ccura vemos esta convocatoria como una gran oportunidad para los trabajadores, para potenciar sus luchas y sobre todo para obtener triunfos que satisfagan sus necesidades básicas. Los trabajadores tendremos la feliz coincidencia de confluir o reencontrarnos con otros compañeros que están en lucha pero que por circunstancias coyunturales o político-electorales estábamos ubicados en trincheras distintas. Será la gran oportunidad para discutir un Plan Nacional de Lucha y Movilización que involucre a trabajadores del sector público y privado, como hacía mucho tiempo no se lograba.

Laclase.info: Según tus palabras, lo que se proyectaría es la posibilidad de lograr la unidad de acción para defender los derechos de los trabajadores…

O. Chirino: Sin ninguna duda. Pero no sólo la unidad para luchar por los derechos de los trabajadores, si no además reivindicar la autonomía de los sindicatos, y en esa perspectiva comenzar a abrir el camino hacia la refundación de movimiento sindical. Ello se puede constatar en los cuatro puntos que nos hemos trazado como objetivos del evento. El primero es convocar a todas las corrientes que defiendan los principios de la autonomía y la libertad sindical frente al Estado, los patronos y los partidos políticos. El segundo propone definir un plan de apoyo a los trabajadores en lucha. El tercero pretende unificar a los trabajadores en una agenda de lucha y movilización; y el cuarto plantea sentar las bases para establecer un acuerdo sindical hacia la refundación del sindicalismo venezolano.

Nosotros desde C-cura hemos venido planteando estos puntos desde hace bastante tiempo, de hecho, fueron los aspectos programáticos sobre los cuales se conformó en su oportunidad el Fadess. Que los compañeros de la Unete hoy comprendan la importancia de asumirlos y tratar de unificar esfuerzos para impulsarlos, sin duda es un gran paso.

La dirección del movimiento sindical venezolano se encuentra hoy en una gran crisis, a pesar de que los trabajadores siguen con disposición a movilizarse. Y que varias corrientes sindicales se reúnan hoy para discutir estos temas e intentar avanzar en la unidad junto a las luchas de los trabajadores, sin ninguna duda es un avance muy positivo, que en Ccura valoramos como muy progresivo.

Por otra parte, nosotros como C-cura vamos a proponer en el evento que a los cuatro objetivos que enumeré anteriormente se le adicionen dos más, la democracia sindical y el internacionalismo, para que se constituyan en los pilares programáticos de este proceso de unidad de acción que estamos iniciando.

Laclase.info: ¿En la discusión del Encuentro del 28 de noviembre se contempla hacer un balance sobre la actuación de las distintas corrientes sindicales y sus dirigentes en los últimos años?

O. Chirino: Sin duda alguna el tema del balance de nuestras actuaciones como corrientes y dirigentes no será un tema vedado en la discusión, pero lo que sí consideramos es que no puede ser el centro de atención ni la condición necesaria y suficiente para concretar un acuerdo que sirva para la movilización de los trabajadores, que para nosotros es lo primordial del debate que se dará en el Aula Magna de la UCV.

Desde C-cura fuimos artífices de la unidad en lo que se denominó como Movimiento Solidaridad Laboral. Muchos nos criticaban porque el acuerdo involucraba a elementos que provenían de la CTV, pero para nosotros el punto central era la conformación de una plataforma que sirviera para movilizar a los trabajadores y le permitiera enfrentar la política económica y social del gobierno. Esto era lo fundamental ya que el resto de la dirigencia sindical se desvivía por controlar el aparato de la CTV y otros apoyaban las medidas gubernamentales. En esencia el MSL fue un organismo para la resistencia, para reagrupar a los que quisieran luchar y defender sus derechos.

Posteriormente el MSL fue el sustento para el surgimiento de Fadess, cuando el gobierno lanzó una ofensiva en contra el derecho a la organización sindical y de la negociación colectiva, bajo la máscara de las nacionalizaciones o de la estatización de empresas, lo cual hizo que varios sindicatos ligados al gobierno rompieran con el mismo y se sumarán al Fadess. A partir de allí surgió la posibilidad de conformar un frente de sindicatos de base y corrientes sindicales que movilizara a los trabajadores. Esto se logró en una primera etapa con mucha fuerza, evidencia de esto fueron la movilización del 5 de febrero del 2011, y la masiva marcha del 1 de mayo de ese año, que por primera vez en más de 10 años, se constituyó en una movilización independiente de la marcha del gobierno y de los sectores de la oposición burguesa agrupados en la MUD.

Con toda certeza los trabajadores harán una evaluación de lo que hemos hecho y también de lo que hemos dejado de hacer como corrientes y como dirigentes sindicales, ellos tendrá sus precauciones, pero lo más seguro es que verán esta convocatoria como una oportunidad de oro para reorganizarse, ya no sólo para la resistencia, sino también para pasar a la ofensiva, para recuperar los portones de las empresas y las calles para la protesta. De eso estamos hablando. Y en esta nueva situación, los dirigentes y las corrientes sindicales estaremos de nuevo a prueba ante los trabajadores y serán estos quienes nos brindarán su apoyo o su rechazo si defendemos cabalmente sus derechos o si traicionamos sus luchas.

Laclase.info: A partir del Encuentro del 28, ¿cómo visualizas la posibilidad de refundar al movimiento sindical y conformar una nueva central?

O. Chirino: Está claro que no será un proceso fácil ni automático, pero si partimos del criterio de la democracia obrera, de la más amplia participación de los trabajadores, podríamos avanzar en un plazo relativamente breve hacia la refundación del movimiento sindical.

Desde C-cura propusimos hace un año que un primer paso para avanzar hacia la unidad podría ser que todos los dirigentes sindicales pusieran sus cargos a la orden y a renglón seguido se convocara a un Congreso Nacional de Delegados elegidos democrática y proporcionalmente, para que dicho congreso conforme una Comisión Nacional Electoral plural y democrática, cuya única tarea fuera la realización de elecciones democráticas, universales, secretas y por la base. Este sería el procedimiento más sencillo y democrático.

Pero debemos decirlo con toda claridad, una nueva central sindical, refundar al movimiento sindical sobre bases autónomas, nada de esto será posible si no al calor de una gran rebelión de las bases obreras, tal como sucedió en el 2002, cuando los trabajadores entendieron el verdadero carácter propatronal de la dirigencia de la CTV, liquidándola y fundando a la Unete.

Nosotros en C-cura apostamos a que los trabajadores, en el marco de sus luchas cotidianas, asuman plena conciencia de que es necesario construir una nueva central autónoma del gobierno y de los patronos, combativa, clasista, que sirva para unificar y centralizar las innumerables luchas y conflictos que hoy atraviesan a los trabajadores, tanto en el sector público como en el privado. Porque esta unidad fortalecerá a cada sector que está peleando. Necesitamos una nueva central sindical que no le tenga miedo a utilizar la huelga, los paros y las movilizaciones como armas de lucha. Pero esto sólo se logrará si los trabajadores en su conjunto presionan a la dirigencia, y logran rescatar los métodos tradicionales de lucha de la clase obrera.

Laclase.info. ¿Crees que este procedimiento sería reconocido como viable por el Ministerio del Trabajo?

O. Chirino: El gobierno y sus funcionarios en el Ministerio del Trabajo, y en el parapeto de central sindical que conformaron el año pasado, tienen la misión de torpedear cualquier iniciativa que no esté controlada por ellos. Es más, la propia reforma a la LOTTT está encaminada a corporativizar al movimiento sindical para controlar a los trabajadores y sus organizaciones.

A partir de esto debemos comprender, como ya decíamos antes, que la refundación del movimiento sindical será producto de un gran levantamiento de las bases obreras que le imponga al gobierno y a los patronos una nueva central. Este no será un proceso meramente legal, si no resultado de la lucha de los trabajadores y de los dirigentes clasistas que existen en su seno.

Partiendo de esta realidad, queda claro que los trabajadores tenemos que proceder con una acción contundente que siente precedente y logre romper las ataduras con las que nos pretenden domesticar. Esto lo lograremos con miles de trabajadores que refrenden en las calles su deseo de tener una central sindical autónoma, clasista, plural y democrática.
Los trabajadores somos libres y autónomos, y no serán el gobierno o el ministerio del Trabajo quienes nos dirán cómo actuar y cómo organizarnos para defender nuestros derechos, e incluso, cómo organizarnos también políticamente para luchar por el verdadero socialismo.

Laclase.info. ¿Qué mensaje final le das a los trabajadores?

O. Chirino: Quiero resaltar que lograr la unidad es más urgente y necesario que nunca porque el gobierno nacional, los gobiernos regionales y los empresarios privados arrecian su ofensiva en contra de los trabajadores. Los patronos públicos y privados están unificados en no conceder aumentos generales de salarios para todas y todos los trabajadores a pesar que nuestros sueldos se deterioran con la inflación, la especulación y estamos amenazados por una nueva devaluación. El derecho a la negociación de contratos colectivos, especialmente en el sector público cada vez es más restringido. Las protestas son judicializadas y reprimidas. Se están perdiendo numerosas fuentes de empleo por la política económica de importación de bienes y alimentos y lo que es peor la nación pierde cada día que pasa la soberanía sobre sus principales recursos energéticos, ya que ellos vienen siendo entregados por el gobierno a las multinacionales mediante los acuerdos de empresas mixtas.

Estas son razones más que suficientes que deben motivarnos a todos los trabajadores y a los dirigentes sindicales a forjar la unidad desde la base y para la lucha.

Por último no quiero perder la oportunidad para invitar a todos los trabajadores sin ningún distingo político ni gremial a que participen de este esfuerzo unitario. En particular quiero invitar a los compañeros que hoy se encuentran atravesando conflictos laborales, como los trabajadores de las empresas básicas, los empleados de la administración pública; a los petroleros, a los trabajadores de Petrocasa, Pirelli o los de Galletera Carabobo; a los trabajadores de la industria del cemento y de Corpoelec, a los trabajadores de Tavsa, Nestlé, Mitsubishi, a todos aquellos que hoy luchan por lograr el reconocimiento como organización sindical o que enfrentan la criminalización de la protesta. Invitamos a los trabajadores y empleados de las universidades públicas y privadas, y muy especialmente a los profesores de los institutos tecnológicos que a nivel nacional luchan por el reconocimiento de sus trabajos de investigación para lograr su vinculación directa y permanente.

El evento del 28-N será el encuentro de los luchadores, de los que defienden sus derechos y están dispuestos a centralizar las luchas para potenciarlas.

Y por supuesto la convocatoria también está abierta a todos aquellos trabajadores que hoy gocen parcial o coyunturalmente de relativa paz laboral. Este es un evento para todas y todos los trabajadores venezolanos. Ya el movimiento sindical venezolano ha pasado por etapas históricas en las que se ha levantado para superar los escollos de la división impuesta por los gobiernos o los empresarios. Si recuperamos nuestro perfil de autonomía e independencia seremos libres y nos constituiremos en una alternativa para el conjunto de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *