Rechazamos el asesinato de presos por el Estado en motines por hambre en la cuarentena

0

Por Partido Socialismo y Libertad

Desde el inicio de la cuarentena nacional el pasado 17 de marzo, han acontecido tres motines carcelarios que el gobierno de Nicolás Maduro ha presentado como intentos de fuga de presos. Aunque los familiares de los presos han denunciado que en realidad los motines carcelarios han ocurrido por hambre y en demanda de alimentos. Según las informaciones oficiales, en los tres motines carcelarios fueron asesinados 97 presos. En el retén de San Carlos en Santa Bárbara del Zulia hubo 35 muertos, el 18 de marzo; en el Cicpc de Cabimas en el mismo estado Zulia 16, el 6 de abril; y 46 en el centro penitenciario de Los Llanos en Guanare, el 1 de mayo.

Las autoridades del Estado venezolano, han descrito a los 97 presos muertos en un lenguaje militar y policial como “neutralizados”. Esto remarca la total deshumanización de los presos que ha realizado el gobierno de Nicolás Maduro y su Ministra Iris Varela, que gestiona los centros penitenciarios en el país y tiene un amplio prontuario de detenidos asesinados en masacres en las cárceles.

Los centros penitenciarios venezolanos se encuentran hacinados por la brecha entre su capacidad instalada y la cantidad de población reclusa, con un enorme nivel de deterioro de las instalaciones físicas, controlada la gestión interna por bandas encabezadas por los pranes que cobran a cada preso para su permanencia con vida, la participación de funcionarios penitenciarios en el ingreso de armas y droga, sin servicio de salud y la distribución de comidas a los presos.

Las familias de los presos deben garantizar los alimentos de sus familiares presos, y esto se ha dificultado en medio de la cuarentena nacional colectiva decretada por el gobierno de Nicolás Maduro para evitar la propagación del coronavirus. El aumento del hambre en las cárceles del país provoca las condiciones concretas que han propiciado los últimos motines carcelarios, en ese marco el aparato represivo del Estado ha asesinado a los 97 presos antes referidos, en tanto una expresión de la violación sistemática de las libertades democráticas y derechos humanos de la población carcelaria.

La violencia delicuencial que sufre la población venezolana ha naturalizado en grandes segmentos del país el asesinato en las cárceles de los presos, porque se supone que se lo merecen. No obstante, en Venezuela no existe la pena de muerte, y nadie debe justificar la masacre de 97 personas solo por su condición de presos. El Estado es el garante de la vida e integridad física de los presos porque se encuentran en su custodia, y tiene la obligación de crear las condiciones de reinserción social para reducir a la población involucrada en bandas delictivas.

En ese sentido, desde el Partido Socialismo y Libertad (PSL) rechazamos el asesinato de presos por cuerpos represivos del Estado en motines carcelarios por hambre, y exigimos que se garantice su vida e integridad física y su reinserción social plena para avanzar en medidas de fondo que reduzcan la crimininalidad que padece toda la población venezolana. Por ello, el PSL hace un llamado a todas las organizaciones de derechos humanos a pronunciarse en repudio de las masacres de presos y dar todo su apoyo legal a los familiares de las víctimas para que estos hechos se esclarezcan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *