Rodney Alvarez se declara en rebeldía. Multipliquemos la solidaridad

0

Por Corriente Clasista Unitaria Revolucionaria y Autónoma (C-cura)

Rodney Álvarez, el trabajador de Ferrominera del Orinoco (FMO) recluido en El Rodeo II, ha defendido durante ocho largos años su inocencia; ante la pretensión en criminalizarlo que sostienen las corruptas mafias del sistema de justicia, la burocracia sindical y los altos directivos del Psuv, desde la gestión de Francisco Rangel Gómez, en la gobernación del estado Bolívar.

La contundente verdad, de que en Venezuela el sistema de justicia les da la espalda a los trabajadores, se hace carne y huesos en el caso de Rodney Álvarez. Así se evidencia en su declaración de rebeldía, fechada el 15 de julio pasado, en la que en forma de llamado, se dirige: «A la clase obrera y al proletariado mundial”.

Privado de su libertad denuncia que fue ruleteado por distintas cárceles del país, y sus hijos despojados de los beneficios -de educación y salud- que por contratación colectiva le corresponden

En la carta que hizo pública recientemente afirma: “Después de ocho años en prisión, he entendido que mi caso no es criminal, como ciudadano tendría derecho a demostrar mi inocencia, de acuerdo con las leyes burguesas del estado capitalista venezolano…Durante estos ocho años, estuve en prisión en varias cárceles del país, lejos de mi grupo familiar y mis compañeros de vida y trabajo. La empresa Ferrominera, ubicada en el estado Bolívar, propiedad del estado venezolano, me despidió, me quitó el salario y los beneficios que mantenían a mis tres hijos por convenio colectivo”.

El incumplimiento al debido proceso, las sucesivas interrupciones del juicio y los cambios de jueces cuando se “aproxima la posibilidad de sentencia”, evidencian una vez más que el sistema de justicia está negado a los trabajadores y dispuesto a encubrir a las mafias y a los reales responsables de los sucesos.

Rodney planteó esto, una vez que el secretario del tribunal cínicamente le confirma los hechos: “Hace ocho años me negaron el derecho de defensa; el proceso se detiene y se reinicia por octava vez; los compañeros de trabajo que son testigos clave y depuestos en mi defensa han sido arrestados. En la última audiencia del juicio, el secretario del tribunal que siguió el caso contra mi defensa me preguntó, alterado y desesperado, “¿Cuánto tiempo espera a Rodney? ¿O no quieres estar con tu familia? Fuiste abandonado por tu sindicato, para tu primera defensa… ¡Decide cuánto tiempo (continuar)! Sabemos que es inocente y que el asesino es Maicán, pero la orden es que usted se haga cargo, por lo que inmediatamente le damos un beneficio de libertad condicional; Has estado aquí por ocho años. De lo contrario, te pudrirás aquí.”

Estas palabras, del secretario de tribunal y la conducta de la hoy jueza, Palette León Guevara muestran la putrefacción general del país y del sistema de justicia, evidencian que su único interés es seguir el guión dictado por las autoridades del Psuv, y el objetivo de doblegar la moral de Rodney, bajo la promesa del alivio de la pena si él complace en asumir los hechos que se le imputan.

En la carta donde se declara en rebeldía, se constata que su moral y la fidelidad a los hechos del 9 de julio del 2011, se sostienen en su memoria y defensa, culminando su carta en un llamado a los trabajadores del mundo.

“En este sentido, informo a la clase obrera y al proletariado de todo el mundo que me declaro rebelde; Entiendo que el acusado que persigue este régimen es la clase trabajadora, que soy un preso político, que no seguiré el juego de los que me capturaron, que ya no asistiré a los tribunales, el ‘palacio de la injusticia’, que ya no seguiré La jueza Paolette Guevara y el secretario de la corte”.

Desde la Corriente Clasista Unitaria Revolucionaria y Autónoma (C-cura), reiteramos nuestro llamado decidido a aunar esfuerzos con la causa de Rodney Álvarez. Los sectores que perseveramos en su respaldo, incluye sitios web, activistas sindicales y de derechos humanos, partidos políticos y dsitintos sectores de trabajadores, dentro y fuera del país. Esto ha sido un gran esfuerzo porque ha logrado romper el cerco impuesto por el gobierno y el sistema de justicia imperante.

Denunciamos que detrás de su caso están las mafias sindicales, la dirección del Psuv, y los corruptos jueces del sistema de justicia, desde la gestión de Francisco Rangel Gómez en la gobernación del estado Bolívar, en la criminalización de las protestas, doblegando las luchas de los trabajadores en Guayana y el país.

La próxima audiencia, ahora en estado de rebeldía, es el 20 de agosto. Por eso hoy, cuando Rodney se declara en rebeldía, la unidad desde las fuerzas de los trabajadores debe multiplicarse. Exigimos su libertad inmediata y responsabilizamos al gobierno de su integridad física y lo que pueda pasarle. Ya ha sido víctima de tres atentados y el gobierno ignora su atención médica. La persecución a trabajadores y a líderes sindicales es política del gobierno, para debilitar las luchas de los trabajadores. La defensa pública por Rodney continua. Intensificar la denuncia y la movilización por su causa, debe estar en el centro de la actividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *