Sidor: En defensa de la hoja de cálculo, firma ya del contrato

0

Por: Armando Guerra*sidor
Nunca antes un gobierno había escurrido tanto el bulto en la discusión y firma de un contrato como lo ha hecho éste, con los trabajadores de Sidor. Son cuatro años y medio, de mora contractual y sin aumento salarial, impuesta por el gobierno. Mientras tanto las dilaciones, los atropellos, descalificaciones y manipulaciones van desde Miraflores hacia los trabajadores. Recordemos que Hugo Chávez, no quería discutir el contrato, y a pesar de que en la asamblea de base XXX en el auditórium Caruachi, decide abrir el debate. No es sino, hasta hace año y medio que por la presión de los trabajadores, se “sientan a discutir”.

¿Así de fácil? No. El pasado año las bases imponen 56 días de huelgas, y más 23 días en lo que va del 2014. Las sidoristas han demostrado unidad y decisión donde la dirigencia sindical no logra acuerdo entre ellos: la huelga. En Sidor hacen vida 16 corrientes sindicales y la mayoría son afectas al chavismo. Entonces, ¿Cómo es que se imponen semejantes conflictos que enfrentan las nefastas políticas gobierneras, sus gerentes y “dirigentes” sindicales, si la mayoría de los “trabajadores son chavistas”? Porque en sus casas, las esposas, los hijos y los mismos trabajadores, confrontan una situación de miseria y empobrecimiento total con un salario congelado, y en las áreas y departamentos, estos trabajadores imponen criterios de unidad, con métodos democráticos, al discutir su situación y las formas de lucha. Por eso a pesar de los dirigentes el conflicto sigue.

Desde octubre, el gobierno se niega a reconocer que la base de cálculo para la cancelación de utilidades, beneficios y retroactivo es la firmada en el contrato colectivo del año 2008, y señalada en la LOTT. Son seis años creando una deuda con los trabajadores producto del mal cálculo del salario, perjudicándolos. Su reconocimiento es la exigencia central de las familias sidoristas.
Esta es la razón del desespero de Carlos Osorio y Maduro, quienes llamaron a los trabajadores agentes del imperialismo, anarcosindicalistas e inconscientes. Luego, igual que en el pasado los adecos, Maduro hace que SUTISS solicite llevarse el contrato a Caracas. Una vez en Miraflores, los “interviene” con la vocería del Gordo Bayón y a los dirigentes de la construcción.

El triste final, ya lo conocemos. Lo más degradante fue escuchar a los voceros de SUTISS: Luis Hernández y Meléndez, patrocinando los “favores” del Gordo Bayón. Una vez en Pto. Ordaz, aceptan que fue un fracaso la estadía en Caracas, “que el gobierno no quería dar nada”, “que el contrato, es un paquete económico”.

La discusión del contrato no debe salir de Guayana. La decisión final debe darse en debate de las bases y consulta en asamblea. Se debe administrar nuestra fortaleza: la huelga y la movilización. Se deben mantener la exigencia clara ante la empresa y la burocracia sindical: la defensa de la hoja de cálculo.

*Dirigente nacional del Partido Socialismo y Libertad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *