3.000 millones en el mundo sin ninguna dosis ¡Que se liberen las patentes!

0

Por Juan Carlos Giordano (diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad/Argentina)

La pandemia sigue haciendo estragos. La nueva cepa Ómicron surgió de África, precisamente el continente con menos vacunación. ¿Por qué faltan vacunas para inmunizar a la población mundial? Por lo que venimos denunciando desde Izquierda Socialista/FIT Unidad y la UIT-CI junto a distintas organizaciones, porque no se liberan las patentes, lo que permitiría que haya una producción masiva de vacunas y que llegue a los países más pobres.

Los gobiernos hacen campaña contra la derecha anti vacuna para mostrar que están haciendo todo lo posible para vacunar a todos. ¿Pero acaso la población de África no se quiere vacunar? India y Sudáfrica vienen pidiendo desde el comienzo de la pandemia con el apoyo de Médicos sin Fronteras, Oxfam, Amnesty Internacional y más de 400 organizaciones que se liberen las patentes, sin ningún resultado.

La escasez y distribución criminal de las vacunas es una política capitalista-imperialista garantizada por la Organización Mundial de Comercio (OMC). La misma dispone el patentamiento de las mismas por los grandes laboratorios, dándoles el monopolio de su fabricación y distribución, con ganancias siderales de por medio. Las mismas que hicieron las vacunas con financiamiento público y usaron los avances de la ciencia en universidades y hospitales públicos (patrimonio de la humanidad), son beneficiadas como si las vacunas fueran su “propiedad privada”.

El patentamiento impide que miles de laboratorios del mundo puedan producir masivamente la vacuna. La OMC está dirigida y hegemonizada por las grandes potencias. “Los datos más recientes de la OMS muestran que el 67% de la población de los países más ricos ha recibido todas las vacunas, en comparación con sólo el 5% en los más pobres. Más del 40% de la población mundial aún no ha recibido una primera dosis” (eldestape, 16/01/22).

Este dato es demoledor. El 40% de la población mundial representa a tres mil millones de personas. La misma noticia sigue diciendo: “los suministros a los países más pobres han sido muy limitados durante mucho tiempo debido a la falta de vacunas, ya que los estados más ricos obtuvieron la mayoría de las dosis inicialmente disponibles a partir de diciembre de 2020”. Es decir, los países imperialistas han acaparado enormes cantidad de dosis -varias veces más que lo proporcional a la de su población- creyendo que se iban a salvar, cuando científicamente está probado que si no hay inmunización global el virus se regenera, circula, contagia y mata, se esté donde esté.

Recordemos cuando superados los tres millones de fallecidos el presidente de los Estados Unidos Joe Biden anunció que iba a impulsar la suspensión transitoria de las patentes. Una mentira total.

La OMC se reunió recientemente e hizo oídos sordos nuevamente a este reclamo. Todos los gobiernos han sido cómplices, los imperialistas y los de las semicolonias como Argentina, con Alberto Fernández.

El capitalismo hace estragos. Generó la pandemia primero y vino permitiendo que un puñado de laboratorios y farmacéuticas hagan fortuna, mientras las olas de contagios y muertes se siguen desarrollando, alcanzando estas últimas a más de seis millones de personas.
Exigimos vacunas para todas y todos ya. ¡Que se liberen las patentes! ¡Basta de negociados capitalistas! Consignas que son parte de una lucha de fondo contra este sistema capitalista imperialista y sus gobiernos y por otro sistema que lo combate, el socialismo, con plena democracia obrera y popular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *