¡Con hambre no puede haber regreso a clases!

0

Por Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-cura)

El período escolar 2019-2020 ha sido un verdadero desastre, tanto en relación a la mediocre calidad del mismo, como a la grave situación salarial y social que atravesamos los docentes, agravada por la pandemia cuyos contagios vienen aumentando en los últimos meses.

La situación de los docentes realmente es una calamidad. El gobierno violó sistemáticamente la II Convención Colectiva que se venció el pasado mes de abril. Mientras tanto seguimos con salarios de hambre, estudiantes y docentes mal alimentados; con la infraestructura de escuelas y liceos en precarias condiciones, con aulas, baños y bibliotecas en lastimosas condiciones, desvalijados por el hampa durante el período vacacional; sin agua, sin recursos para la docencia, y sin servicio de comedor a través del PAE (Programa de Alimentación Escolar).

Como consecuencia de la suspensión de clases presenciales debido al Covid-19, el gobierno implementó un programa que denominó “Cada familia una escuela”, con la modalidad on line o a distancia. En las condiciones terribles en las que está el país, con constantes apagones, con un internet muy lento, y con maestros y estudiantes que no cuentan con computadoras, ni recursos económicos para cubrir los gastos de conectividad, este año escolar ha sido el de más baja calidad en muchos años en Venezuela.

Bajo presión y amenaza de despido a través de directivos de los planteles y supervisores de zonas, los docentes se vieron obligados a incorporarse a esta modalidad con pocos o ningún recurso tecnológico.

A pocos días del inicio del nuevo año escolar 2020-2021, con salarios de hambre y sin recursos tecnológicos es imposible comenzar las clases el 16 de septiembre en cualquier modalidad. Aunque ya el gobierno anunció que por este año no habrían actividades presenciales.

Las federaciones magisteriales no han tenido una posición clara ante la gravedad de la situación. ¡Cómo les cuesta convocar de una vez al paro a partir del 16 de septiembre! Si bien la mayoría coinciden en que no hay condiciones para el reinicio de clases, ninguna convoca expresamente al paro. Están dedicadas a pedirle reuniones al gobierno, mientras éste hace oídos sordos, dándole largas al asunto.

Desde la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-cura), corriente sindical del Partido Socialismo y Libertad, venimos planteando que sin un salario igual a la canasta básica y condiciones tecnológicas adecuadas, garantizadas por el Ministerio de Educación a todos los docentes y estudiantes es imposible reiniciar las clases en la fecha originalmente establecida.

¡Ya basta de estos salarios miserables! Estamos cansados de “parir” para conseguir el pasaje e ir a trabajar, además ni siquiera hay gasolina en el país. Estamos hartos del chantaje de que nuestra profesión es de vocación. Con vocación no le damos de comer a nuestros hijos ni podemos impartir una educación de calidad. Necesitamos formación y recursos tecnológicos que no podemos adquirir con los salario de hambre que devengamos.

En tal sentido planteamos que las federaciones sindicales deben convocar de inmediato a un paro nacional docente a partir del 16 de septiembre, hasta tanto el gobierno aumente el salario igualándolo a la canasta básica, tal como está establecido en el art. 91 de la constitución, y previamente se cumpla con el aumento de 280% establecido contractualmente, se incremente el Bono Asistencial de los jubilados, y se restablezca el HCM y el seguro funerario.

Ya los docentes se han expresado claramente sobre la imposibilidad del regreso a clases, le toca a las federaciones organizar el paro, y proponer un plan de lucha a toda la base magisterial.

Por otra parte, desde C-cura llamamos a la Fapuv, que agrupa a los docentes universitarios y a Fetraesuv, federación de los empleados administrativos, a que coordinen con las federaciones magisteriales la convocatoria a paro y no plegarse a las pretensiones del gobierno de obligarnos a asistir a las instituciones educativas. Los profesores, empleados y obreros de las universidades también tienen salarios de hambre, y entre los trabajadores del sector hay la disposición a no reincorporarse a clases. Coordinemos todos los gremios y sindicatos del sector educativo una acción nacional de fuerza por nuestras reivindicaciones y el derecho al estudio de calidad y con garantías para nuestra salud.

Caracas, 14 de septiembre de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *