Menos de $1: El salario del hambre

Por Richard Quintero*

La crisis en Venezuela hace referencia a la crisis política, económica y social durante la presidencia de Hugo Chávez y que ha continuado en la presidencia de Nicolás Maduro. Marcada por una fuerte hiperinflación, aumento de la pobreza, reaparición de enfermedades erradicadas, delincuencia e incremento de la mortalidad, trayendo como resultado una emigración masiva del país.

Salario mínimo mensual en Venezuela se ubica hoy 12 octubre 2020 a menos de un dólar

Millones de venezolanos trabajan cada día para percibir a final de mes 0.92 dólares de salario, un monto que los condena al hambre en un país con una escandalosa inflación y devaluación de la moneda, fallos en todos los servicios públicos y que, además, atraviesa la pandemia por Covid-19.

Elaboración propia

Trece meses después de que el sueldo mínimo legal tocara suelo al ubicarse en 2 dólares mensuales, el empobrecimiento del país con una de las mayores reservas de petróleo del mundo ha demostrado que no conoce límites y que no se detendrá en el corto plazo.

A continuación, algunas claves para entender el impacto que tendrá este salario en la vida de los venezolanos:

¿Qué significa?

El salario se ubica en 400.000 bolívares mensuales, mientras que el dólar estadounidense, la moneda con que se completan la mayoría de las operaciones comerciales en el país, se cotiza en 430.670 bolívares por unidad.

De este modo, Venezuela sigue incumpliendo desde 2018 uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por las Naciones Unidas, que llama a los Estados miembro a erradicar la pobreza extrema antes de 2030.

El indicador por excelencia para saber si una persona se ubica en la miseria lo determina el hecho de percibir menos de 1,25 dólares diarios -frente a los 0,03 que reciben millones de venezolanos-, algo que ocurre en el país desde julio de 2018 y que hoy se ha agravado.

¿Quiénes lo perciben?

Unos cuatro millones de pensionados y al menos otros cuatro millones de trabajadores. Se trata de jóvenes y ancianos, muchos de ellos sostenes de familias que están hoy arruinadas.

*Lic. en Ciencias de la Información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *