El gobierno desesperado utiliza a la burocracia sindical para avalar su política antiobrera

1

Por Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-cura)

Caracas, 8 de agosto de 2022. El gobierno de Maduro usa a los burócratas sindicales rojos rojitos de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (Cbst), para llamar a una marcha mañana martes 9 en Caracas y otras ciudades. Están desesperados ante la masividad de las movilizaciones de docentes, universitarios y otros sectores contra el instructivo de la Onapre y por el pago completo del bono vacacional. Tratan de reacomodarse, con la supuesta entrega de un “pliego de peticiones”, que en realidad es una desvergonzada jaladera de mecate al patrono, en este caso, el gobierno de falso socialismo de Nicolás Maduro. Con esto buscan desestimular la ola creciente de protestas.

Por su parte el impresentable de Mario Silva en su “programa”, por órdenes gubernamentales, vocifera contra los docentes y los amenaza, haciéndole el trabajo sucio al gobierno.

Desde el mes pasado, estos esquiroles arrodillados al gobierno, encabezados por Wills Rangel, publicaron un comunicado aberrante en el que tildaban de “tarifados” y “contrarrevolucionarios” a las trabajadoras y trabajadores que nos venimos movilizando con fuerza desde hace varios meses. En la práctica abren el camino a la represión y la criminalización de los que estamos luchando por nuestros reclamos.

Utilizan a Orlando Pérez de Sinafum, a Carlos López y a Franklin Rondón, burócrata sindical proveniente de Copei, convertido ahora en supuesto “revolucionario”, para avalar la política antiobrera de Maduro, y convocar a las marchas. Son los mismos que avalaron el memorando 2792 y hoy defienden el instructivo de la Onapre.

Por allí andan amenazando a los trabajadores de la administración pública para que marchen en “defensa” de una política gubernamental que ha destruido los salarios y las convenciones colectivas, y bonificado el salario en el sector privado, todo para beneplácito de los empresarios y transnacionales.

Incluso se han filtrado mensajes en las redes sociales, en los que establecen cuotas de trabajadores a movilizar por región, los cuales se trasladarían con recursos de los respectivos ministerios. Es decir, que hay plata para hacer marchas en defensa del gobierno y su paquete de ajuste capitalista, pero no para pagar completo el bono vacacional del sector educativo.

Lo cierto es que las trabajadoras y trabajadores, especialmente del sector público, estamos a la ofensiva. Esta respuesta del gobierno y sus burócratas sindicales es una reacción ante las marchas y concentraciones cada vez más numerosas que se vienen llevando a cabo en todo el país. Andan, como buenos esquiroles “rodilla en tierra”, apresurados organizando marchas para apoyar a un gobierno desprestigiado y repudiado por la mayoría del pueblo venezolano.

La semana pasada hubo dos marchas muy importantes en Caracas. El jueves nos movilizamos unos 2000 a 3000 trabajadores y trabajadoras en la capital, en el marco de una jornada de protesta nacional en la que participaron miles de docentes, universitarios, de la salud, y otros sectores laborales, en todo el país. Esta semana continua la protesta con una asamblea intergremial mañana martes en la UCV y en muchas universidades en distintas regiones, y el jueves habrá una nueva jornada nacional de protesta.

El gobierno y su burocracia sindical arrodillada, no la tiene fácil para movilizar, ya que la mayoría de las trabajadoras y trabajadores les perdió el miedo. No obstante, cuentan con el aparato del Estado y todos los recursos provenientes del petróleo, los cuales utilizan arbitrariamente para llenarse los bolsillos, chantajear y jugar con las necesidades del pueblo trabajador.

En lo que respecta a los trabajadores y trabajadoras del país, debemos mantenernos en las calles y seguir construyendo la más amplia unidad para derrotar el paquetazo de ajuste capitalista del gobierno, seguir luchando por salario igual a la canasta básica, por la derogación del memorando 2792 y el instructivo de la Onapre; el pago completo del bono vacacional en el sector educativo, por la libertad de las trabajadoras y trabajadores presos, pero también por un Plan Obrero y Popular alternativo al paquetazo gubernamental, cuyos recursos salgan de los bolsillos de empresarios, banqueros y transnacionales.

1 pensamiento sobre “El gobierno desesperado utiliza a la burocracia sindical para avalar su política antiobrera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *