«Si no se convoca al paro nacional, la lucha de los docentes se puede desgastar», afirman dirigentes de C-cura

Por Laclase.info

Cumaná, 22 de enero de 2023. Para el día de mañana 23 de enero está convocada una nueva jornada de protesta nacional en respaldo a la lucha de las maestras y maestros, quienes desde el pasado 9 de enero iniciaron una gran movilización exigiendo que se reanude la discusión de su III Convención Colectiva, y que terminen los salarios de hambre que devengan.

Dicha jornada se enmarca en el 65 aniversario del derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, y tendrá expresión en distintas movilizaciones en todos los estados del país.

El estado Sucre en general, y la ciudad de Cumaná en particular, ha sido uno de los principales epicentros de la movilización de los docentes en el país.

“En Cumaná las movilizaciones que se han realizado, tanto el 9 como el 16 de enero, han sido muy combativas y masivas”. A las mismas se han sumado muchos trabajadores y trabajadoras de otros sectores de la administración pública, así como también empleados administrativos y obreros adscritos al Ministerio de Educación”, nos dijo Mariela Alcalá, docente y militante del PSL y su corriente sindical C-cura.

Alcalá aseguró que en las asambleas que se han realizado en algunas escuelas, se ha reflejado un gran apoyo de los padres y representantes a los reclamos planteados por las maestras y maestros.

“Los padres y representantes de nuestros alumnos también son trabajadores y trabajadoras, y pasan por la misma situación que los docentes. La mayoría de ellos también tienen salarios de hambre, y comprenden perfectamente lo justo de nuestras exigencias”, afirmó Alcalá.

La grave situación de los docentes, los miserables salarios que devengan y la crisis general de las instituciones educativas, ha venido siendo un tema de debate en las redes sociales desde hace tiempo ya. Pero la suspensión de la discusión contractual, y el pronunciado deterioro de los ya pírricos salarios durante el mes de diciembre, como consecuencia de la devaluación de la moneda y el incremento acelerado de los precios de los alimentos, fueron la gota que colmó el vaso.

Pablo Rodríguez, empleado administrativo del Ministerio de Educación, y también militante del PSL y C-cura en el estado Sucre, planteó que “los miserables salarios que devengamos no alcanzan ni siquiera para el pasaje que requerimos para ir a nuestros centros de trabajo. No cubren los gastos de alimentación, mucho menos para zapatos o ropa. La situación ya es insostenible”.

“En ese sentido, desde C-cura exigimos que se cumpla con lo establecido en el art. 91 de la constitución, que establece que uno de los parámetros para fijar el salario mínimo, debe ser el costo de la canasta básica, que en este momento, según el Cenda, ronda los Bs. 970, aproximadamente. La situación se agravó desde de marzo del año pasado cuando los bonos fueron reducidos en más de un 50% con la aprobación del instructivo de la Onapre”, dijo Rodríguez.

Consultada sobre la convención colectiva, Mariela Alcalá planteó que la discusión del contrato se inició en febrero del pasado año, pero fue suspendida en marzo, es decir desde hace ya 9 meses. “Exigimos que el gobierno se siente a discutir la III Convención Colectiva, se restituyan beneficios como el seguro funerario y el HCM, y se derogue el instructivo de la Onapre que acabó con las primas y bonos que son parte del salario, establecidos en la contratación”, concluyó la dirigenta del PSL y C-cura.

Por su parte, Pablo Rodríguez aseguró que el gobierno tiene una política de persecución a los docentes que quieren luchar por sus derechos, y afirmó: “El gobierno amedrenta, e intenta coaccionar a los maestros y maestras, y a todo el personal, a través de los directivos para impedir que vayan a las marchas. Exigen que se presenten constancias de las razones de la inasistencia, pero las rechazan argumentando que no pueden ser colectivas y deben ser individuales. Amenazan con despidos, incluso en algunas partes han utilizado las Ubch del Psuv y a colectivos para intimidar a los docentes, e impedir así que asistan a las marchas. También utilizan el chantaje de la supuesta defensa del derecho al estudio, con este argumento intentan ganarse a los padres, cuando ni siquiera garantizan el agua y las condiciones mínimas para el funcionamiento de las escuelas”.

Mariela Alcalá hizo especial mención del rol que estarían jugando las federaciones y sindicatos del magisterio en el actual conflicto. “La burocracia sindical magisterial, especialmente de la FVM y sus sindicatos Sinvema, están jugando un rol nefasto que termina haciéndole el juego a la política del gobierno. Aquí en Sucre, y en otras partes del país, andan planteando en acuerdo con el gobierno, decirle a los docentes que vayan a trabajar 3 días, y los otros para que se rebusquen, pero no plantean un plan de lucha, y mucho menos la posibilidad de realizar un paro nacional, que es un clamor de la mayoría de las maestras y maestros. Los federativos también son responsables de la situación que atravesamos, ya que han tenido una actitud tibia, timorata, no quieren confrontar al gobierno, incluso han mantenido un silencio cómplice, en muchas ocasiones. No hay información sobre si hay o no reuniones con el gobierno, o cuando se reanuda la discusión del contrato”, planteó Alcalá.

“Al negarse en algunas partes del país a realizar asambleas, han dejado en el aire, sin orientación para seguir la lucha a las maestras y maestros, y a todos los trabajadores”, aseguró Alcalá.

Mariela Alcalá reivindicó las movilizaciones que se vienen haciendo, pero insistió en que no es suficiente. En ese sentido planteó que “es necesario organizar y preparar el paro nacional. Para doblarle el brazo al gobierno hay que adoptar una medida de fuerza, ya que solo las marchas semanales no son suficiente y terminarán desgastando la lucha. En tal sentido, desde C-cura venimos exigiendo a la burocracia sindical que vaya a los planteles, que convoquen asambleas, no para hablar pistoladas, las asambleas deben ser para discutir un plan de movilización que parta de aprobar paros escalonados de 24, 26 y 48 horas, preparatorios del paro nacional. Que se conformen comités de conflicto para organizar la lucha y toda la logística de las marchas y del paro nacional”.

Para concluir Mariela Alcalá y Pablo Rodríguez, a nombre de la corriente sindical C-cura convocaron a todos los trabajadores y trabajadoras de Cumaná y de todo el país, a asistir a las concentraciones y marchas previstas para mañana.

“Hay mucho entusiasmo con la protesta de mañana. El magisterio es el que está encabezando la convocatoria. Estamos resteados, el personal docente, administrativo y obrero, en seguir esta pelea. Y llamamos a todos los trabajadores del sector público y privado, a incorporarse para seguir la pelea por un salario igual a la canasta básica, por la inmediata discusión del contrato colectivo docente, contra el memorando 2792 y el instructivo de la Onapre, por la libertad de las trabajadoras y trabajadores presos, contra el paquetazo de ajuste del gobierno y por un Plan Obrero y Popular de emergencia”, dijo Rodríguez.

Mariela Alcalá hizo saber que los puntos de concentración en la capital del estado Sucre serían los siguientes: panadería Lusitana, frente a la plaza Don Bosco; frente a la iglesia San Vicente de Paul, y en el elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *