En el día del Amor y la Amistad, desalojan de manera arbitraria e ilegal el salón de reuniones y oficinas de la Unete que se encuentra en el edificio del Incret

0

Dirigentes sindicales de la Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela (UNETE), denuncian el procedimiento ilegal e ilegitimo, que realizaron la autoridades del INCRET organismo perteneciente al Mini

Dirigentes sindicales de la Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela (UNETE), denuncian el procedimiento ilegal e ilegitimo, que realizaron la autoridades del INCRET organismo perteneciente al Ministerio del Poder Popular para el Trabajo y Seguridad Social el día de hoy 14/02/2014, cuando de forma aberrante violentaron la cerradura y tomaron este espacio, sacando todos los documentos, pertenencias e inmuebles a un lugar de transito publico específicamente al estacionamiento del mismo INCRET, esto lo realizaron obviando todos los procedimientos ilegales y de manera anárquica puesto que no estuvo presente ningún tribunal.

En el momento del allanamiento arbitrario los dirigentes que hicimos acto de presencia para solicitar que se hiciera el debido procedimiento, la respuesta que recibimos fue acusados de copeyanos y chulos, por lo cual no nos queda la menor duda de que esta es una retaliación política, por nuestra postura como dirigentes comprometidos con la clase trabajadora, que jamás hemos colocado los intereses de los trabajadores por encima de arreglos políticos burocráticos, y que de ningún modo permitiremos que estos prevalezcan contra el bienestar y el sentido último de la lucha de clases que es el alfa y el omega que mueve los tendones de nuestra organización. Esto lo decimos y lo ratificamos para que no haya equívocos, como la sustancia en la que se sostiene y se integra este texto.

Informan que desde el año 2004 la UNETE, ha contado con una oficina signada con el N° 101 que tiene como anexo una área donde realizan reuniones con los diferentes sectores que hacen vida en esta organización, este espacio no solamente es un lugar para realizar reuniones con las organizaciones sindicales, sino también con los trabajadores de base, que finalmente son los que toman las líneas y decisiones a seguir dentro de nuestras organizaciones. Allí nos hemos reunidos con la base trabajadora para elaborar contratos colectivos y realizar talleres de formación ideológica, sindical y social. Afirman que este espacio también ha servido de refugio y de centro de acopio cuando el país ha atravesado por desastres naturales, donde los trabajadores han traído sus donaciones. Además allí se archivan los documentos de las diferentes organizaciones sindicales que hacen vida en la UNETE que ha recaudado la comisión electoral para realizar las elecciones de nuestra organización.

Denuncian que les resulta inconcebible e inaceptable que estén dando el flojo alegando de que van a utilizarse este espacio para montar un canal de TV para el uso de los trabajadores. ¿Quién puede creer que sea este el verdadero motivo cuando el Estado posee numerosas por no decir infinitas infraestructuras que pueden satisfacer a plenitud ese proyecto? Hoy terminaron develando la verdadera razón, que no es mas que cobrarnos nuestra conducta irreverente, ajena a la claudicación, que se resiste a comparecer ante la sumisión y la propuesta a someternos a la “obediencia debida”, pero que seguimos abiertos a la discusión, al debate al que no le tememos y que estimulamos como sano y deseable compromiso con nuestros afiliados y de vital importancia para la construcción del verdadero socialismo.

Dicen que es bien curioso este acto de provocación justo en este momento cuando el país atraviesa una revueltas y protestas, que se les atropelle de manera inexcusable, quitándole el derecho a utilizar espacios que nominalmente pertenecen al Estado como propietario, aunque originalmente fue “La Casa Sindical” construida por gobiernos que adversamos y confrontamos en su momento y en la que existe, por lo demás, una larga lista de mártires. Les parece inexplicable como un gobierno que se denomina socialista y obrerista tenga esta nueva modalidad de perseguir a las organizaciones sindicales de irrevocable naturaleza socialista y revolucionaria, como lo es la nuestra y tratar de castigarla por su comportamiento no lineal, al lado siempre de los anhelos, aspiraciones y derechos de los trabajadores.

Este grotesco desalojo, parece más una broma pesada que otra cosa, es importante recordar el sustento legal de fuente del derecho y de justicia, la llamada “Ley de Regularización y Control de los Arrendamientos de inmuebles destinados a vivienda, comercio, industria, oficina y otros, conocida como Ley de Arrendamientos o Ley de Alquileres, sancionada por la AN durante el período legislativo correspondiente al 2011. El nuevo instrumento jurídico tenía por finalidad cuando fue sancionada de regular los contratos entre propietarios e inquilinos, las rentas a cobrar, los procesos de desalojo de los inquilinos, pero sobre todo favorecer la justicia ante los abusos de los propietarios y acabar con la mafias en este sector. Pues bien, es del todo relevante hacer un breve análisis de esta Ley a los efectos del desalojo ejecutado por autoridades del INCRET, ya que el propósitos que tuvo el Estado “Socialista” es de enterrar con esta Ley los abusos de propietarios inescrupulosos para fijar cánones de arrendamiento y especialmente para desalojar “a la macha” como nos lo hicieron en el día de hoy, sin fórmula de juicio alguno a inquilinos dejándonos en estado de indefensión.

Ante tal motivo es momento se pregunta: ¿Existe una ley sólo para detener los abusos e injusticias de los propietarios privados? ¿Pero entonces esta Ley no rige para el Estado que la promulgó y puede el Estado revolucionario desalojar a sus inquilinos saltándose la ley por el mismo creada? ¿Entonces, que clase de coherencia, solidez y doble moral se encuentra incrustada en el Ministerio del Poder Popular para el Trabajo y seguridad Social? ¿Dónde está la ética y moral revolucionaria, de compromiso con la equidad, con la justicia y con la revolución?

Sostienen que UNETE es arrendataria de ese espacio que desalojaron y aunque no es una vivienda, se trata de un local, también lo abarca el contenido de la Ley, observando que ahora mismo hay un Decreto y una próxima promulgación de una Ley para los locales específicamente con el fin de acabar con mayor precisión con el abuso de los propietarios de locales comerciales que es hasta más severa que la ley de alquileres actualmente en uso para este tipo de inmuebles. Pero siguiendo la aplicación de la Ley vigente de alquileres, el hecho cierto es que no solamente UNETE quiere honrar fielmente el contrato con el pago de los cánones de arrendamiento, como efectivamente lo comenzamos a hacer con un deposito reciente que hicimos, sino que también, hemos hecho importantes mejoras en el inmueble con mucho esfuerzo, con nuestro propio dinero, con la aclaratoria de que nuestros afiliados no pagar cuotas sindicales, lo que ha significado en enorme sacrificio de nuestra parte y de nuestra gente. Por otro lado cuando el contrato se acaba, la ley determina derechos a los inquilinos que se denominan «preferencias arrendaticias», estas determinan que el inquilino tendrá derecho preferente a seguir ocupando el inmueble, (o el local en nuestro caso específico).

De modo que por donde se vea , el desalojo por los motivos que sean, son contarios como incompatibles, no solamente contra nuestros derechos como inquilinos, mucho más por nuestra condición de Organización Sindical Nacional integrada por la mayoría de Sindicatos y Federaciones del país nutridos de trabajadores venezolanos organizados, sino por la naturaleza de un Estado Socialista que fue impulsado por el Comandante Eterno, el Comandante Chávez, que durante su gestión de gobierno jamás se nos insinuó siquiera que debíamos de entregar los espacios físicos que hemos venido ocupando por 10 años en el INCRET, sino que por el contrario nos dio el beneficio de la exoneración de nuestros pagos como arrendatarios. No podemos olvidar que en los años de gobierno del Presidente Chávez como colectivo, como organización sindical, él siempre nos respetó, no nos persiguió por pensar con cabeza propia, respondiendo a iniciativas que promueven el debate, la crítica y la discusión tanto dentro como fuera de sus filas. No queremos pensar que nos enfrentamos a una ideología diferente del legado que él nos dejó, no puede repetirse lo que ocurrió con el Padre de la Patria Simón Bolívar, cuando dolorosamente tuvo decir “he arado en el mar”.

Todas las organizaciones sindicales que hacen vida en la UNETE, consideramos que por razones jurídicas tenemos derecho a la renovación del contrato por la norma de PREFERENCIA ARRENDATICIA, por lo tanto no desistiremos de este derecho .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *