José Bodas: «Exigimos discusión democrática y cumplimiento de la nueva convención colectiva petrolera»

0

Por Laclase.info

Caracas, 15 de marzo de 2023.- La industria petrolera es esencial para la recuperación de la economía venezolana, sin embargo pasan los meses y la extracción de petróleo en el país sigue en alrededor de 700 mil barriles diarios. A pesar del entreguismo del gobierno de Maduro ante la transnacional estadounidense Chevron, a la que le cedió el control operativo de PetroPiar. Para que cobre deudas, además, le permite extraer y exportar petróleo venezolano, sin el pago de dividendos, regalías e impuestos al Estado.

Por otra parte, a pesar de la persecución laboral, siguen los reclamos de la clase obrera petrolera en diferentes estados del país. Empalmando con la lucha que desde enero desarrollan las trabajadoras y trabajadores públicos, encabezados por los docentes.

En este sentido, hemos conversado con José Bodas, secretario general de la Federación Unitaria de Trabajadoras y Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), y dirigente nacional de la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (Ccura).

¿Cuál es la situación actual de la industria petrolera de nuestro país?

El estado en que se encuentra la industria petrolera a nivel nacional lo hemos denunciado en varias ocasiones, en el 2010, los miembros de la corriente sindical Ccura hicimos un informe, donde diagnosticamos las problemáticas que ya existían para la época y hoy solo se han profundizado, producto de la falta de inversión para el mantenimiento en las macollas de los taladros, bombas, motores, compresores eléctricos, calderas, muelles, remolcadores, oleoductos, lanchas, entre otros.

Además, problemas de seguridad laboral y personal para los trabajadores, por lo tanto hemos visto lesiones, robos y muertes en la faja petrolera del Orinoco, en el Lago de Maracaibo y en distintas refinerías; porque no hay dotación de equipos como establece la convención colectiva, entre ellos cascos, protectores auditivos, uniformes y detectores de gases. En ese marco, ha sido muy difícil levantar la extracción y refinación petrolera y parar los derramamientos de petróleo crudo en la industria, lo que afecta a agricultores, pescadores y poblaciones con la contaminación de ríos y costas marinas.

A pesar de esta realidad, tenemos a la clase obrera petrolera venezolana, con técnicos y trabajadores muy capacitados, que van todos los días a las instalaciones de nuestra industria petrolera, con informes donde se presentan soluciones a la problemática. Pero, como siempre, no se escucha a la clase obrera petrolera.

¿Cuáles son las demandas de la clase obrera petrolera?

Las trabajadoras y trabajadores padecemos un salario que promedia los 10 y 15 dólares, y se complementa con un conjunto de bonos, que no tienen incidencia salarial en el cálculo de vacaciones, utilidades y prestaciones sociales. Esto, en el marco del memorando 2792 y el factor 90/30 impuesto por el gobierno de Maduro y la gerencia de Pdvsa, con el apoyo de los diferentes sectores de la burocracia sindical roja rojita; que violan el artículo 104 de la ley orgánica del trabajo, el cual establece que toda remuneración regular y permanente es salario. Así han destruido nuestro salario y los beneficios que habíamos conquistado a través de nuestra convención colectiva, y años de lucha.

Tampoco tenemos atención médica y acceso a medicinas porque no existe el Sicoprosa, con el cual se garantizaba nuestro derecho a la salud. Aunque a las trabajadoras y trabajadores de la nómina mayor y menor de Pdvsa le descuentan por concepto de Sicoprosa, pero este beneficio solo lo disfrutan los altos gerentes y sus familiares, lo cual es una verdadera inmoralidad. Tenemos más de un año con la convención colectiva vencida, desde el pasado mes de octubre. Hoy, al mismo tiempo, hay una política de destrucción de los comedores, porque entregan alimentos sin calidad con muy pocas proteínas y pagan el sistema de alimentación como un bono.

Los dirigentes sindicales y delegados de prevención clasistas hemos denunciado esta realidad y muchas veces somos perseguidos por el gobierno y la gerencia de Pdvsa, como el ejemplo de reciente del compañero Simón Rodríguez de El Palito, que fue detenido por hacer denuncias ante el presidente de Pdvsa. Por eso decimos que las condiciones de la clase obrera petrolera se asemejan a las de la época de Gómez.

La principal demanda de las trabajadoras y trabajadores petroleros es indudablemente un salario que cubra la canasta básica como establece el artículo 91 de la Constitución, porque en la actualidad se encuentra destruido y bonificado. De esta situación se benefician Pdvsa, las empresas contratistas y las transnacionales de EEUU, Rusia, Italia y China, entre otros países; que pagan de 10 a 15 dólares mensuales en salario y el resto son bonos sin incidencia salarial a una clase obrera petrolera muy calificada, en una industria con 100 años de experiencia.

También exigimos la discusión y cumplimiento de una nueva convención colectiva petrolera, porque hoy no disfrutamos del pago de beneficios como traslados y horas extras y nocturnas. Por otra parte, demandamos la continuidad y mejoramiento de los comedores, porque las trabajadoras y trabajadores necesitan alimentos de calidad y balanceada para reponer su fuerza de trabajo, sus energías. Esto articulado a la mejora de las condiciones de trabajo con la entrega de equipamiento de seguridad y la garantía de los protocolos industriales.

Asimismo, demandamos el restablecimiento del Sicoprosa y el derecho a la protesta, y libertad y autonomía sindical para la clase obrera petrolera, porque en la actualidad vemos como desde los portones para adentro se criminaliza a trabajadores que son perseguidos y detenidos por la única razón de luchar. En fin, la industria petrolera jamás se va a recuperar con una clase obrera con un salario destruido y sin derechos laborales y sin seguridad industrial.

¿Cómo debe responder la clase obrera petrolera ante el paquete antiobrero

Desde Ccura nuestro llamado es a la más amplia unidad de acción, sin importar las diferencias políticas e ideológicas, para que como trabajadoras y trabajadores nos podamos reunir y decidir desde las bases un plan de lucha y movilización para derrotar todo este paquetazo antiobrero del gobierno y la gerencia de Pdvsa.

Por otra parte, entendemos que la lucha de las petroleras y petroleros es la misma que vienen dando los trabajadores públicos y del sector privado, lucha que va más allá del salario, porque el paquetazo está siendo descargado sobre los hombros de todo el pueblo. Por ello decimos que la crisis no la podemos seguir pagando los más pobres y los que vivimos de un salario. Esta la deben pagan los que más tienen, es decir, empresarios y transnacionales. Es en ese marco que planteamos que hay que luchar por un Plan Obrero y Popular de emergencia, que contemple salarios y pensiones iguales a la canasta básica, pero también impuestos a las grandes empresas, que el petróleo sea 100% estatal sin transnacionales ni empresas mixtas, entre otras medidas.

Porque como dicen las compañeras y compañeros de la refinería de Puerto La Cruz, donde trabajé por más de 30 años: “solo la lucha cambia la vida de la clase trabajadora”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *