Gobierno de Maduro defiende la organización del mundial de la monarquía teocrática de Qatar

0

Por prensa PSL

Caracas, 19 de noviembre de 2022.- El pasado jueves 17, en su cuenta de la red social Twitter, el canciller Carlos Faria emitió un comunicado del gobierno de Maduro «para rechazar las fuertes críticas a las que se ha enfrentado el Estado de Qatar, que pretenden sabotear y opacar el arduo trabajo realizado por la nación del golfo».

El fútbol es el deporte más popular del mundo y cada cuatro años la FIFA organiza su mundial, evento deportivo que despierta pasión e interés en miles de millones de personas. Al contrario, la copa mundial de fútbol de la FIFA de Qatar ha sido cuestionada por la violación de los derechos humanos y laborales que han sufrido los migrantes pobres en esa monarquía teocrática islamista, a través del sistema del llamado kalafa, que implica trabajo esclavo.

Esto, porque en la construcción de los ocho nuevos estadios de fútbol de Qatar se usó ese tipo de trabajo esclavo de migrantes pobres y murieron cerca de 6500 trabajadores.

Además, ha sido criticada por las fuertes restricciones patriarcales que padecen las mujeres de Qatar sobre el control de sus cuerpos y vidas al estar normadas bajo la ultraconservadora ley islamista, la sharia.

En ese sentido, las hinchadas de diferentes equipos de fútbol de Europa y organizaciones de derechos humanos han hecho un llamado al boicot del mundial de fútbol de la FIFA de Qatar.

La selección venezolana de fútbol no clasificó a la copa mundial de fútbol de la FIFA de Qatar, pero el gobierno de Maduro se erige en el único Estado latinoamericano en defender directamente ese evento.

No obstante, a las trabajadoras y trabajadores y  mujeres de Venezuela no les sorprende porque conocen y sufren el autoritarismo y las políticas antiobreras y patriarcales del gobierno de Maduro, que en parte lo asemejan a la monarquía teocrática islamista de Qatar.

Maduro ha restringido y suspendido derechos y libertades democráticas con el cierre de facto de la Asamblea Nacional de 2015, la imposición inconsulta en 2017 de una supuesta Asamblea Nacional Constituyente, la convocatoria de elecciones con partidos y dirigentes opositores proscritos e inhabilitados, el incremento obsceno de las ejecuciones policiales, la represión de manifestaciones ciudadanas y obreras, y la criminalización de la protesta obrera y denuncias de corrupción con la detención, despido y jubilación forzosa de trabajadoras y trabajadores.

También, el gobierno de Maduro impone un salario mínimo oficial y una pensión mensual de 130 bolívares, que hoy al tipo de cambio del Estado de 9.56 bolívares por cada dólar son solo 13.59 dólares, y mediante el memorando 2792 y las tablas de la Onapre ha destruido los salarios y los derechos laborales con el incumplimiento de los contratos colectivos, el recorte de las escalas y beneficios contractuales y la promoción de la bonificación salarial.

Al mismo tiempo, el gobierno de Maduro mantiene la penalización del aborto, la prohibición del matrimonio igualitario, la ausencia de cifras oficiales de violencia contra las mujeres, y el rechazo a la garantía legal de la identidad de género para las personas trans.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *