Se impone la unidad para la lucha

0

Ni la polarización política, promovida por el gobierno, el PSUV y la MUD, ni los desgastantes procesos electorales, fueron distractores suficientes para contener el ímpetu de lucha de la clase trabajadora. Las luchas de los trabajadores y el pueblo siguen creciendo. Empleo digno, salarios, contratos colectivos,
respeto a las organizaciones sindicales y rechazo a la criminalización de la protesta, entre otros, fueron los detonantes de las luchas obreras que se desarrollaron durante el 2012.

Ni la polarización política, promovida por el gobierno, el PSUV y la MUD, ni los desgastantes procesos electorales, fueron distractores suficientes para contener el ímpetu de lucha de la clase trabajadora. Las luchas de los trabajadores y el pueblo siguen creciendo. Empleo digno, salarios, contratos colectivos,
respeto a las organizaciones sindicales y rechazo a la criminalización de la protesta, entre otros, fueron los detonantes de las luchas obreras que se desarrollaron durante el 2012.

Esto se pone en evidencia en el comienzo del año con la lucha de los trabajadores de Sidor y demás empresas básicas de Guayana;
de los petroleros, los obreros del sector eléctrico, los cementeros, todos demandando cumplimiento a sus contratos colectivos. Junto a los de la industria automotriz, autopartistas, de la alimentación y los metalmecánicos, que
luchan contra la precarización laboral y la tercerización. Sin embargo, a contramarcha de la disposición de lucha mostrada por los trabajadores de base, los últimos años han estado marcados por la descoordinación, impidiendo que los reclamos obreros fuesen escuchados y resueltos por el gobierno y los empresarios. De esto son tan responsables los dirigentes sindicales sumisos al gobierno, como aquellos que desde la oposición terminan arrodillándose ante los empresarios privados y los partidos políticos agrupados en la MUD. En los hechos, unos y otros renunciaron al principio de la autonomía sindical y dejaron huérfanos a los trabajadores en sus luchas.

Una luz al final del túnel

Un hecho importante comenzó a escenificarse a finales del año 2012. Presionados por los trabajadores, sectores sindicales comprometidos con el gobierno y con los partidos de la oposición, se vieron obligados a plantearse la tarea de alcanzar la unidad de acción para coordinar a los sectores en lucha.

Quienes integramos Fadess, así como los activistas que confluyen en la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), hemos comenzado a transitar el urgente camino hacia la unidad de acción. Este proceso que apenas comienza es muy positivo, constituyéndose en una obligación para todos aquellos que estamos comprometidos con la defensa de los intereses de la clase obrera venezolana.

De esto depende que el gobierno y los empresarios no sigan vapuleando nuestros derechos fundamentales. Este camino no está exento de riegos. Existen al interior de Fadess algunos sectores más interesados en lograr acuerdos cupulares con la burocracia de la CTV. Del mismo modo que existen al interior de la UNT quienes ponen obstáculos a la intención de unificar nuestras fuerzas para luchar, porque se resisten a que los trabajadores confronten en las calles al gobierno y sus planes antiobreros.

Profundicemos la agenda de lucha

Desde Ccura estamos comprometidos con el curso de luchas que desarrollan los trabajadores, pero desde una perspectiva de independencia de clase frente al gobierno, los patronos y la MUD. Nuestra corriente sindical, considera que hoy más que nunca es necesario unifi car a los que luchan, por ello ponemos todas nuestras fuerzas al servicio de esta tarea urgente. En tal sentido exhortamos a los sindicatos y corrientes sindicales dispuestos a movilizarse a propiciar un Encuentro Sindical de Sectores en Lucha, que centralice, coordine y promueva un plan de lucha nacional por aumento general de salarios, en defensa de las contrataciones colectivas, por inversión en las empresas básicas y contra la criminalización de la protesta, entre otras reivindicaciones.

Esa es la tarea del momento. Unamos esfuerzos alrededor de los que luchan y desde ya comencemos a sentar las bases para realizar un 1 de Mayo autónomo y combativo.

Nuevas agresiones a dirigentes sindicales en Guayana

El pasado sábado 9 de febrero el presidente del Sindicato de Profesionales del Aluminio de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG ), Sutrapuval, Manuel Díaz, fue herido de dos balazos por desconocidos, cuando transitaba en su vehículo por un sector de San Félix, estado Bolívar. Díaz recibió un tiro en la cara y otro en un abrazo, actualmente se encuentra estable. En Guayana ya se han producido otros hechos de sangre contra directivos sindicales, como fue el caso de José Morocoima, herido de bala, así como las amenazas sufridas por Rubén González, secretario general del sindicato de Ferrominera Orinoco. Exigimos que este atentado sea investigado y castigado, así como las decenas de casos de sicariato contra dirigentes obreros en nuestro país.

* Orlando Chirino es dirigente de la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-cura) y del Partido Socialismo y Libertad (PSL).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *